fbpx
qr-ticketbai

En Qointax somos software garante TicketBAI y BATUZ

Más información

Sobre nosotros

Cómo pasamos de ser un software de facturación sencillo a la solución todo en uno

Hace más de 20 años comencé mi carrera como contable. Y debo hacerte una confesión, cuando tuve que emitir la factura a mi primer cliente, no sabía qué poner, ni cómo, ni cuándo debía entregársela.

Por entonces no había tanta información en internet como la hay ahora.

Pero eso no es lo peor.

Cada vez que tenía que hacer una nueva factura, me preocupaba equivocarme con los datos del cliente, la cuota de IVA y el importe total.

Investigué durante años sin lograr encontrar una sola herramienta fácil de utilizar que me diese la tranquilidad y seguridad que necesitaba.

El problema de la factura tradicional

Eran las 7:30  de una fría mañana de Diciembre.

Y entonces, me di cuenta. 

Las herramientas y modelos de facturación tradicionales eran tan complicados como caminar por la Gran Vía de Bilbao, con el suelo lleno de hojas húmedas.

Si no prestabas atención, podías resbalar y partirte la crisma.

Estas herramientas estaban pensadas para empresas enormes con cientos de trabajadores y miles de clientes, no para PYMES, ni mucho menos para trabajadores autónomos, como tú.

Me senté en mi escritorio.

Unas cuantas horas después, y con la ayuda de Excel, Access y Mail Merge, creé mi primera solución de contabilidad para tontos.

Me vine arriba

Casi inmediatamente me di cuenta de que digitalizar la facturación ofrecía infinidad de ventajas que fui añadiendo a mi herramienta:

  • Ver el listado de clientes con sus datos correctos.
  • Seleccionar un cliente y añadir sus datos automáticamente a la factura.
  • Calcular automáticamente el importe de la factura.

Hasta que Hacienda complicó las cosas

Pasaron los años, y Hacienda comenzó a pedir más información, exigió los datos fiscales de los clientes y modificó los impuestos.

Además, contraté a más personal y necesitaba que ellos también pudiesen emitir y crear facturas.

Tuvimos que contratar una de esas herramientas que tan poco me gustaban. Estaba mal diseñada, era poco intuitiva y parecía que necesitases un título en física cuántica para utilizarla.

Y dije: hasta aquí hemos llegado

Comenzamos a aprender programación básica, y tras múltiples noches sin dormir y mucho café por la mañana, creamos nuestra primera aplicación de facturación online.

Era rápida, sencilla de utilizar aunque no tuvieses conocimientos técnicos y te permitía emitir facturas con un diseño atractivo.

No tardamos en darnos cuenta de que aquello podía interesar a muchas otras pequeñas empresas como la nuestra.

Buscamos un partner tecnológico y lanzamos nuestra nueva solución al mercado.